lunes, 5 de mayo de 2008

Así comienza un mal día


Pensaba que todo me iba de maravilla hasta que los malos días me comenzaron a perseguir. ¿Te ha pasado alguna vez? O ¿Es un mal que viene conmigo de nacimiento? Puedo jurar que solo me pasa a mí. Hoy pensaba que iba a ser un gran día. Me levante con tantas energías que podría correr mil metros al menos dos veces, cuando me mire en el espejo mi pelo como muy pocas veces estaba en el lugar que tenía que estar. Pero algo sucedió, cuando me bañe que fui a apagar la luz del baño me di un corentazo fue en ese preciso momento que supe que mi día sería un asco. Efectivamente mi día se ha convertido en un asco, no puede ir a la universidad, tengo hambre, aquí hace calor y caí en regla.

Odio Naguabo ya me quiero ir de aquí, tal vez este pueblo sea mi mala suerte.

- P.M.

1 comentario:

Cheo Vilarcia dijo...

Este pueblo es la mala suerte de muchos darling!